¿Vas a entrenar niños? Antes debes saber algunas cosas

A todos los niños les gusta jugar al fútbol, al baloncesto, al béisbol… Pero, ¿cómo gestionar sus emociones y expectativas cuando están entrenando con un equipo? Te damos algunas pistas.

Por:: Andrea M. - Spond
Última actualización: 2018-09-17T20:20:10.0000000+00:00

A los niños les encanta jugar, está en la naturaleza misma de la infancia. Pero la visión que tiene un niño del "juego" o del "deporte" es muy diferente de la del adulto. Para entrenar a los niños en las mejores condiciones y respetar sus expectativas y cambios, aquí tienes 4 consejos.

1. La opinión de los demás importa. Y mucho.

Los niños y adolescentes se preocupan por lo que dicen los demás, y el deporte no es una excepción. Cuando el niño pasa de la niñez a la adolescencia, es aún más sensible a la opinión de los demás. Como entrenador, debes tener cuidado con no poner a los jugadores jóvenes en una situación embarazosa o humillante frente a sus compañeros de equipo u otros presentes. Un niño que se siente humillado tiene la impresión de decepcionar a los demás o piensa que los demás lo consideran “torpe”. Esto puede llevar a una ansiedad real y pérdida de placer en el deporte.

2. Anímales a que sean constantes

Anímales a la participación, el esfuerzo, el buen comportamiento y la evolución del niño durante todo el tiempo, no sólo de cara al resultado al final del partido. El niño entonces aprenderá que disfrutar, superarse a sí mismo y comprender el margen de progreso es la esencia del deporte. El entrenador debe felicitar los esfuerzos del jugador durante la sesión, su actitud sobre el terreno ya gane o pierda, y alentarlo de manera positiva en su aprendizaje del deporte.

3. Ganar no es lo más importante

Pasar un buen rato con amigos es más importante para los niños que recompensas como triunfos y trofeos. La mayoría de los niños practican deportes para divertirse, hacer amigos, aprender cosas nuevas, competir... Si el niño no juega, perderá el interés en jugar e incluso puede renunciar a la práctica. La misión del entrenador es hacer que la capacitación sea divertida y creativa, crear un entorno donde los niños puedan aprender mientras se divierten, con sus amigos y de buen humor. No dudes en organizar eventos para reunir a niños y padres. Existen herramientas para simplificar su tarea, como la aplicación Spond, que facilita el intercambio y la organización de eventos. ¡Prueba Spond ahora!

4. Todo esfuerzo tiene su recompensa

Antes de la edad de 10 u 11 años, la mayoría de los niños no establecen la conexión entre sus esfuerzos y su rendimiento. A esta edad, simplemente piensan que algunos son más talentosos o más fuertes que otros, y siempre será así. Aún no entienden que, al crecer, evolucionarán y serán más grandes, más fuertes y mejores a medida que practiquen. Si el entrenador basa sus evaluaciones únicamente en las habilidades físicas de los niños (que son diferentes de un niño a otro), esto puede tener un impacto negativo. Elogia los cambios y el progreso, y evite hacer comparaciones entre los jugadores.

Y sobre todo, haz que se diviertan todos y aprendan lo más importante del deporte: ¡el trabajo en equipo!

Volver
Contenido relacionado