Tres consejos de defensa en el fútbol

La defensa es una barrera que debe ser impenetrable. Para ello es preciso tener en cuenta algunos aspectos medulares de esta acción táctica y estratégica.

La defensa es una de las acciones de mayor relevancia en el campo de juego. Pero el defender trasciende el hecho de mantener posiciones o movimientos para impedir la anotación del gol. A continuación, veremos cuáles estos factores de fondo que se deben tener en cuenta para fortalecer el área defensiva.

La comunicación hace una buena defensa

El flujo de la información dentro del equipo es vital para ejecutar las maniobras defensivas porque la situación del juego es determinante para la toma de decisiones. Si bien se establecen algunas estrategias y tácticas previas, la dinámica en el campo puede exigir cambios inesperados.

Los jugadores en línea defensiva deben brindar datos concretos a sus compañeros en función de que estos puedan realizar una presión efectiva a los rivales. Esto ayudará a que el grupo oponente cometa errores, permitiendo despejar la pelota del dominio contrario.

Tres estrategias que no pueden faltar en la defensa

  • Utilizar el repliegue: es común que el equipo pierda el control del balón en forma sorpresiva. Frente a una situación como ésta, todos los jugadores deben enfocarse en ejecutar un movimiento defensivo llamado repliegue. Consiste en retroceder lo máximo posible detrás del balón para evitar el avance ofensivo del adversario. Utilizando dicha estrategia, se puede recuperar el control del juego rápidamente pues la totalidad del equipo está dedicado a tener de vuelta la pelota.
  • El pressing: consiste en presionar o agobiar al oponente mediante el continuo acoso utilizando la defensa cuerpo a cuerpo. Se trata de una táctica imprescindible en tanto que aumenta las probabilidades de error en el adversario, quien se ve limitado en su capacidad para tomar decisiones. Es importante capturar los pequeños errores y aprovecharse de ellos en el instante preciso.
  • Las entradas: es una maniobra que se desarrollar al ingresar de modo inusitado con el objeto de robar el balón. Constituyen una práctica básica en el comportamiento defensivo porque dan la oportunidad de recuperar la pelota en un solo movimiento. Se debe ser diestro en la técnica puesto que una falla podría tener consecuencias desfavorables si el rival evade la entrada o driblea.

Observaciones generales para mejorar la defensa

  • Si se va a defender con un cabezazo, no es recomendable cerrar los ojos antes de que llegue la pelota. Estar conscientes sobre la ubicación del balón es clave para acertar el golpe.
  • Estudiar los patrones ofensivos del contrario es importante para anticipar sus posibles reacciones. Este examen proporciona una ventaja extra a la hora de defender. 
  • Adaptar el entrenamiento a la posición defensiva asignada puede optimizar los resultados. Las destrezas de un defensor central no son las mismas que debe obtener un lateral, cada ubicación exige distintas fortalezas.

 

Estos son los recursos que no se pueden dejar a un lado para construir una defensa adecuada. Adicionalmente, vale la pena incluir dentro de esas herramientas el acondicionamiento físico. El instrumento de trabajo de un futbolista es su cuerpo, al cual debe entrenar para demostrar velocidad y fuerza en el acto defensivo. De igual manera es preciso perfeccionar las habilidades mentales como el manejo del estrés y la toma de decisiones.

Volver
Contenido relacionado