Recursos óptimos para entrenamientos de fútbol

Las mejores herramientas de enseñanza deben ser renovadas para obtener buenos resultados. Estos son algunos recursos valiosos que se pueden aplicar en fútbol.

Los entrenadores se encuentran en constante actualización sin importar el nivel que ostenten en su oficio. Las herramientas de aprendizaje-enseñanza siempre se están renovando de acuerdo a los avances científicos que se conjugan con la experiencia en el campo. Es por esto que presentamos algunos de estos recursos de instrucción desarrollados para mejorar el performance de los jugadores. 

La observación es la clave de un buen entrenamiento

Los programas de enseñanza futbolística establecen sus objetivos tomando en consideración parámetros como la edad, las características físicas y la madurez psicológica. Sin embargo, no existe un recurso de mayor importancia que la observación realizada por el entrenador sobre sus alumnos. La guía infalible para optimizar su desempeño proviene de los datos obtenidos en la cotidianidad. 


No todas las técnicas de acondicionamiento físico son compatibles con los rasgos atléticos del equipo. El instructor debe estar atento a la respuesta que tienen los jugadores ante diversos tipos de entrenamiento. Al respecto es vital medir la evolución de cada individuo, examinar las causas de posibles retrocesos y saber cuáles son los indicios de que los instrumentos utilizados son los correctos.

Recursos óptimos para el entrenamiento futbolístico

  • Golpes del balón con persecución: poner la tarea de tocar el balón de forma enérgica hasta llevarlo hacia la mitad del campo para hacer un sprint de 50 o 60 yardas. Una vez hecho esto, el jugador deberá alcanzar la pelota y hacer maniobras durante unos 30 segundos. Repetir la operación seis u ocho veces con un descanso de cuatro minutos. Este ejercicio ayuda a ampliar la resistencia porque incorpora esfuerzos de alta intensidad.
  • Actividad con tres porterías: dividir el equipo en dos grupos, uno de ocho jugadores y el otro de seis con un portero. El conjunto más numeroso defenderá tres porterías pequeñas, mientras que el pequeño impedirá las anotaciones hacia una portería. Tal disposición ayuda a perfeccionar las técnicas defensivas y ofensivas al poner en situaciones inesperadas a los jugadores a través de una organización poco convencional.
  • Buen uso del tiempo libre: el período vacacional o de temporadas bajas puede afectar el rendimiento del futbolista si no se emplea este tiempo de forma adecuada. Lo ideal es no exceder los períodos de descanso porque el deportista puede experimentar una pérdida de condiciones atléticas. Los expertos han comprobado que una o dos sesiones de ejercicios de alta intensidad son suficientes para mantener al individuo en forma.

La novedad en los sistemas de entrenamiento

Una causa frecuente de la poca efectividad en los entrenamientos es la escasa variación de las actividades diarias. Cuando el organismo se acostumbra a un esfuerzo específico no tiene la oportunidad de desarrollar nuevas habilidades, ni de agudizar las ya adquiridas. Esto produce un estado de anquilosamiento porque el cuerpo no se ve empujado hacia el límite.


La zona de crecimiento se encuentra precisamente en ese punto donde se traspasa un poco el límite. La diversificación de los ejercicios es un recurso indispensable para sacar al deportista de lo conocido y prepararlo para escenarios nuevos. Aunado a ello, dicha estrategia acelera los cambios musculares requeridos para la conformación del cuerpo atlético.


Las propuestas especificadas en este artículo componen solo una pequeña muestra de ideas que los entrenadores pudiesen aplicar. La creatividad fundamentada en la experiencia de los directores técnicos es también una fuente inagotable de recursos eficientes. Lo que se muestra como un factor significativo es el examen de las debilidades y fortalezas del equipo, cuyas características siempre se pueden mejorar.       

Volver
Contenido relacionado