Qué pueden hacer los futbolistas y entrenadores profesionales para dar ejemplo a los más jóvenes?

Debido a que los futbolistas más jóvenes siempre quieren parecerse a sus ídolos, estos deberían reducir ciertas conductas inapropiadas para dar ejemplo a los más pequeños.

Los aficionados al fútbol, especialmente los más pequeños, tienden a observar muchos más aspectos que los relacionados propiamente con el deporte rey. Si un jugador ha cambiado de botas o de peinado nos damos cuenta e incluso solemos opinar. Este tipo de anécdotas probablemente no tengan una influencia en los más jóvenes que deba preocuparnos en exceso, ya que realmente no tienen una gran incidencia en la formación personal y deportiva de los jugadores.


Sin embargo, hay ciertas actitudes y hábitos que los jugadores y entrenadores profesionales muestran en cada partido que sí deberían modificarse ya que acaban convirtiéndose en factores y hábitos casi inherentes al juego, como pueden ser los movimientos de cobertura o el mantenimiento de la línea defensiva.


Son conductas o acciones que todos las personas que han jugado en alguna ocasión a fútbol conocen e incluso han practicado en mayor o menor medida. También hay que recordar que en las competiciones del fútbol profesional entran en juego muchísimos otros factores que no existen en el fútbol base: la presión a la que están sometidos los futbolistas y entrenadores, la responsabilidad que tienen deportiva y económicamente o los contratos con los clubs y los acuerdos de patrocinio, pueden generar este tipo de acciones que los niños y niñas no deberían realizar en sus entrenamientos y partidos.


Acciones a evitar por los futbolistas y entrenadores profesionales

Partiendo de la base anterior de que hay aspectos que no se pueden comparar entre el fútbol base y de categorías inferiores y el profesional, quizás deberíamos planternos la manera en la que se empiezan a formar los jugadores más jóvenes. Por este motivo, es imprescindible que los entrenadores no permitan en sus equipos ciertas acciones que desgraciadamente son muy típicas.


  • quejarse o insultar al árbitro desproporcionadamente: vemos en cada partido como los jugadores profesionales se quejan en cada decisión del colegiado. A pesar de la tensión y de las altas pulsaciones, no podrían hablar y dirigirse de otra manera a los árbitros?
  • intentar engañar al árbitro constantemente: ya sea simulando una falta o un penalti, pidiendo un saque de esquina o uno de banda, los jugadores pretenden ser "más listos" que nadie e intentan beneficiarse de las posibles dudas del árbitro.
  • provocar al rival o a los aficionados: celebrar un gol provando a la afición rival es de los peores hábitos de algunos jugadores. En muchas ocasiones las aficiones también deberían replantearse ciertos comportamientos pero los futbolistas que son ejemplo par los jóvenes, no debería realizar acciones de ese tipo.


Acciones a potenciar en el fútbol profesional

Aunque puede parecer una tarea imposible por los motivos que citábamos con anterioridad, el fútbol profesional debería tratar de cambiar estas acciones por otras que hagan más grande este deporte desde todos los puntos de vista. Los contratos de patrocinio son un buen ejemplo de que al haber tantas cosas en juego, ciertas actitudes que den un buen ejemplo a los más jóvenes parecen difíciles de poderse ver en un campo de primera división. 


Tampoco hay que ser tremendamente pesimista porque si en los últimos años se han conseguido grandes mejoras y progresos en la igualdad de género o en contra del racismo, potenciar acciones ejemplificadoras también puede ir viéndose con mayor asiduidad.


Por eso sería muy positivo para todos ver que los jugadores hacen menos "teatro" para beneficiar a su equipo pero engañando a los árbitros. Sería una gran noticia observar como los jugadores no piden o se quejan en cada decisión del árbitro en contra. Otro buen mensaje sería ver que los equipos no pierden el tiempo excesivamente cuando van ganando y queda poco tiempo para que acabe el partido. Ir a un campo de fútbol y que los aficionados de siempre no insulten a los jugadores o a la afición rival y se dediquen únicamente a animar también sería una buenísima noticia que ayudaría a los jugadores a reducir esas conductas que no son un buen ejemplo para los más pequeños.

Volver
Contenido relacionado