Principios básicos para ser un buen agente de futbolistas

Muchas veces los agentes buscan en los más jóvenes las futuras estrellas del fútbol. Con su misión pueden ayudar mucho en la progresión de los jugadores pero deben potenciar unas conductas que sirvan para beneficiar realmente a sus representados.

Cuando algún jóven jugador promete y parece que puede tener una gran progresión dentro del fútbol, los agentes empiezan a trabajar para intentar representarles y guiarles en sus futuras carreras. Esto puede parecer muy bonito porque pueden ayudar realmente a los jugadores que representan con su experiencia y sus consejos. Además también pueden favorecer a su entorno gestionando aspectos legales o de ámbitos que no son puramente deportivos.


Sin embargo y sin pretender poner en entredicho la figura y las funciones de los agentes, en muchas ocasiones puede parecer que buscan en mayor o menor medida su propio beneficio antes que intentar cubrir las necesidades o pretensiones de sus representados. Cuando aparecen las comisiones o ciertas compensaciones por cesiones o fichajes, los agentes pueden sucumbir a distintas tentaciones que pueden acabar siendo perjudiciales para los jugadores.


Ser representante de futbolistas es una profesión que puede ser muy gratificante, pero es importante que los que quieran dedicarse a esta función dentro del fútbol, tengan presente una serie de principios para que su labor impulse correctamente las carreras de sus representados.


Principios para ser un buen agente


  • Pensar en aspectos más importantes que el dinero: es fundamental que el agente no piense únicamente en su beneficio propio en términos económicos. Y es básico que hagan entender a sus jugadores que su crecimiento debe basarse en una progresión constante en términos deportivos y futbolísticos. De esta manera, el crecimiento también acabará dando resultados económicos.


  • Crear expectativas reales de los jugadores: los representantes deben ser honestos con los equipos y personas con las que trabajan cuando recomiendan a sus jugadores. También con sus representados ya que en este trabajo los resultados se obtienen a medio y largo plazo que es cuando se pueden demostrar las cosas.


  • Pensar que el jugador es quien mejor se conoce: los jugadores necesitan ser asesorados y recibir los consejos de los agentes, pero ellos son quienes mejor se conocen. Por eso los representantes deben escucharles y entender sus necesidades ya que su principal labor es ayudarles.


  • Estimular la paciena de los jugadores y la propia: como hemos comentado antes, los resultados se consiguen a largo plazo y esto implica que jugadores y agentes deben desarrollar una cierta entereza para mantener la calma en las negociaciones, en el trabajo diario y en el esfuerzo en todos los ámbitos en general.


  • Intentar anticiparse a los hechos: siguiendo con la idea de que los frutos del trabajo surgen en procesos más o menos largos, los agentes deben intentar, gracias también a su experiencia, anticiparse lo máximo que puedan a los sucesos. Los representantes deben estar atentos al mercado, a las novedades de los clubs, a los cambios en los equipos...


  • Aprender constantemente: al igual que los jugadores y los entrenadores están siempre pogresando y aprendiendo cosas nuevas, los agentes tienen que demostrar que son capaces de seguir mejorando continuamente. Con el paso del tiempo serán más competentes en las negociaciones, darán mejores consejos a sus jugadores, tendrán más y mejores contactos...
Volver
Contenido relacionado