Pases largos en fútbol: ¿cómo defenderse?

La táctica de ataque mediante balón largo pone a prueba hasta la mejor de las defensas. Aquí encontrarás algunos consejos para ayudar a tu equipo a salir airoso de estos pases.

Por:: María P. - Spond
Última actualización: 2018-11-22T21:13:45.0000000+00:00

Los pases o balones largos forman una táctica de ataque muy simple y muchas veces considerada como "técnica" trampa o de poco estilo. Muchas veces utilizada a la desesperada, esta forma de juego puede llegar a ser muy eficaz si no se trabaja su defensa debidamente. El desarrollo de este ataque es simple: basta con lanzar el balón lo más lejos posible hacia el campo contrario, con el objetivo de ganar terreno evitando la defensa contraria. Se necesita disciplina, organización y concentración en el equipo para contrarrestar la amenaza de esta táctica, sin embargo, una defensa bien preparada conseguirá bloquear estos pases y obligar al equipo rival a cambiar de ataque. 


En primer lugar, la solución para contrarrestar el pase largo comienza con tus propios atacantes. La mayoría de pases largos se lanzan desde gran profundidad, evitando por completo el mediocampo, por lo que habrá que recordar a tus jugadores posicionados en primera línea que ellos siempre, y en estos casos más que nunca, juegan también un papel defensivo. Así pues, en esta situación es responsabilidad de los delanteros el bloquear esos balones antes de que ganen más terreno. Esto requiere adherirse a lo más alto de la campo para mantenerse al nivel de los oponentes y evitar que fijen un objetivo. Sin un objetivo concreto, el contrincante se verá forzado a soltar el balón o incluso lo perderá antes de decidir qué hacer.


En segundo lugar, tus defensas deben concentrarse mucho y estudiar bien la estructura del juego, sin perder nunca de vista a los contrincantes que suben por los laterales con el objetivo de recuperar el pase largo. Asimismo, los defensas deberán ser disciplinados y mantener una línea estrecha y controlar el fuera de juego. 


Así pues, no olvides trabajar los siguientes puntos clave en tus entrenamientos para bloquear estos ataques:


- Delanteros: ejercer presión para evitar este tipo de pases.

- Defensas centrales: organizar el centro de defensa para despejar los pases.

- Laterales: refuerzo de la táctica defensiva para evitar que el rival reciba el pase.

Volver
Contenido relacionado