Los principios de Pep Guardiola como entrenador y su particular forma de gestionar sus equipos

A pesar de que prácticamente pasó de la noche a la mañana a entrenar al máximo nivel dentro del fútbol internacional, Pep Guardiola se ha consagrado como uno de los mejores entrenadores del mundo.

Durante los años que Pep Guardiola lleva entrenando en la élite del fútbol mundial, no ha parado de recibir elogios por la manera que tiene de ver el fútbol y por como lleva la gestión de sus equipos. Aunque también tiene detractores que principalmente le recriminan que no cambie nunca su filosofía en situaciones complicadas y en momentos concretos de la temporada, no se puede negar que el entrenador catalán es uno de los mejores del mundo por cómo evolucionó el juego del FC Barcelona entre otros logros y por la gran cantidad de títulos que ha conquistado en la ligas en las que ha trabajado como la española o la inglesa.


Podríamos resumir que su etapa en el FC Barcelona se caracterizó por innovar la metodología y la filosofía ya existente cuando se está ganando. Esta dinámica permitió al Barça destacarse como uno de los mejores equipos que se han visto en la historia del fútbol. Además, esta renovación o adaptación del modelo se produjo desde dentro hacia fuera que implicó fortalecer primero al club como institución.


Principios en los que se basa el método de Pep Guardiola


  • Autoridad moral: Pep Guardiola es un entrenador que tiene un sentimiento de pertenencia especialmente en su etapa en el FC Barcelona. En los otros clubs en los que ha entrenado ha demostrado orgullo por la institución y se ha ganado el respeto, la credibilidad y la capacidad para generar confianza por su relación con los jugadores.


  • Comprometerse con el proyecto: a todos sus equipos, Guardiola ha llegado con un proyecto y después de mucho tiempo de preparación y valoración. Se compromete con equipos en los que podrá desarrollar su manera de entender el fútbol y en los que cree que hay un proyecto.


  • Dar valor a la disciplina: al entrenador catalán no le tiembla el pulso si se ve en la obligación de no contar con ciertos jugadores que podrían considerarse estrellas. Para conseguir el grado deseado de disciplina, Guardiola tiene un sistema de multas y sanciones que marca el código de conducta a seguir en el vestuario.


  • Establecer un plan o un guión: Guardiola es un técnico muy ofensivo y su estrategia está muy elaborada porque quiere ser el dueño del balón y del desarrollo del juego. Y aunque para ser capaz de practicar un fútbol similar también es necesario contar con los futbolistas apropiados para ello, es básico tener un guión para saber la manera en la que quieren plantearse los partidos desde una perspectiva dominadora del juego.


  • Reinventar el trabajo en equipo y fomentar la cohesión: la capacidad de formar a jugadores polivalentes está muy presente en la forma de gestionar de Guardiola. Esta habilidad juega a favor de la plantilla como grupo ya que fomenta el trabajo en equipo cuando por ejemplo, un jugador está ocupando una posicion que habitualmente no es la suya. Además, el actual entrenador del City potencia las plantillas cortas, que puede ser más arriesgado pero ayuda a mejorar la cohesión del grupo.


  • Gestión de la euforia: ante estados de excesivo optimismo, especialmente cuando se ganan todos los títulos posibles o se consiguen superar registros históricos, Guardiola tiene más capacidad que otros técnicos para gestionar la euforia e incluso para controlar el estado de ánimo del equipo ante situaciones negativas.


  • Objetivos a corto plazo: Guardiola prefiere trabajar con metas y objetivos a corto plazo a diferencia de la gran mayoría de entrenadores. Normalmente gestiona proyectos año a año y aunque últimamente ha firmado contratos más largos, suele replantearse la situación cuando acaban las temporadas.


  • Motivación: saber gestionar la euforia también implica ser capaz de mantener motivados a equipos acostumbrados a ganar. La manera de relacionarse con el resto del cuerpo técnico y con los jugadores también ayuda a construir un tipo de relación más personal. Un ejemplo es el cambio que introdujo en el Barça en relación a las concentraciones dejando viajar al equipo el mismo día del partido y permitiendo que pasaran más tiempo con las familias, etc.


A pesar de que ya sabemos que es uno de los técnicos más relevantes a nivel internacional, el tiempo dirá si incluso se le puede considerar uno de los mejores de la historia porque aunque también ha tenido la suerte de poder dirigir a grandísimos talentos como Xavi, Iniesta, Lahm, David Silva o Messi, no se puede obviar que ha tenido una aportación fundamental en cada uno de los equipos que ha dirigido.

Volver
Contenido relacionado