La importancia de tener en el equipo a jugadores polivalentes

Además de las múltiples opciones que pueden dar a los entrenadores, potenciar la versatilidad de los jugadores también contribuirá al aprendizaje y desarrollo de los mismos.

Especialmente en los equipos más jóvenes del fútbol base, los jugadores pueden tener ciertas dudas sobre las posibles posiciones que pueden ocupar en el campo y las funciones a desempeñar en cada una de ellas. Como ya hemos comentado en anteriores ocasiones, además de potenciar un aprendizaje divertido, los entrenadores no deberían intentar determinar demasiado pronto la posición que ocupará cada miembro de la plantilla. Si bien es cierto que hay ciertas habilidades innatas y varios factores que pueden ayudar a establecer muy pronto el rol que ocupará cada jugador en el terreno de juego, es importante que el entrenador pruebe a todos los jugadores en varias posiciones distintas y durante toda la temporada tanto en los entrenamientos como en los partidos. Esta medida, concederá muchas alternativas a los entrenadores cuando tengan que planificar las alineaciones y las sesiones y provocará que la formación de los jóvenes futbolistas sea mucho más completa ya que aumentarán sus capacidades en todos los sentidos y podrán conocer lo que pueden llegar a sentir sus compañeros cuando son ellos los que ocupan esa determinada posición.


La polivalencia: una solución para todos

Junto con los beneficios que acabamos de ver, la polivalencia también puede ayudar a que los jugadores jueguen más minutos ya que podrán ocupar más de una posición en el campo. Esto ayudará a que las rotaciones, un aspecto fundamental en la direccion de un equipo, se gestionen de una forma más eficaz y de manera más sencilla. Consecuentemente, los padres también estarán más "tranquilos" lo que también beneficiará a la gestión del equipo. Por eso potenciar la polivalencia, especialmente en los más pequeños, solamente tiene consecuencias positivas:


  • Jugadores más completos: el futbolista que puede jugar en ditintas posiciones mejorará tanto en el control del balón como en la anticipación o el corte del balón, en el pase corto y o en los cambios de orientación, en el disparo a puerta o en el despeje en defensa, en el regate o en la presión... Para su desarrollo será vital ya que podrá determinar mejor que posición es la que se ajustará más a su perfil en el futuro. Y como decíamos antes, conocer las emociones de cada posición, ayudará a que tengan más apego por el resto de sus compañeros.


  • Más opciones tácticas para el entrenador: además de permitir al entrenador el planteamiento de distintas estrategias, la polivalencia de los jugadores ayudará al cuerpo técnico cuando se produzcan situaciones adversas que siempre se acaban dando durante las temporadas como las lesiones o las sanciones.


  • Padres más involucrados: si los padres entienden que la versatilidad de sus hijos es necesaria para un mejor desarrollo estarán más involucrados con el equipo. Y si acaban viendo que de esta manera sus hijos tienen más oportunidades, juegan más y se lo pasan mejor, estarán más tranquilos evitando posibles situaciones negativas para con los entrenadores.


Aspectos a tener en cuenta en el entrenamiento de la polivalencia

Existen una serie de factores básicos que el cuerpo técnico debe tener en cuenta cuando persigue el objetivo de contar con jugadores polivalentes:


  • Cuando un jugador prueba una posición que le gusta y que le da buenas sensaciones, será complicado que luego quiera cambiar. Los entrenadores deberán conseguir transmitir a la plantilla la necesidad de ir cambiando su disposición en el campo.


  • El cuerpo técnico deberá llevar un control más completo sobre las distintas posiciones que van ocupando sus jugadores.


  • Es posible que el rendimiento general del equipo sea menor al deseado. En ese sentido, los entrenadores deben mantener la confianza en sus ideas y no olvidar la importancia del beneficio futuro que la polivalencia implicará para el equipo.


  • Potenciar la versatilidad de la plantilla puede implicar tener que dar más explicaciones a los padres y a los propios jugadores. La paciencia del entrenador será fundamental en este punto.


  • Es probable que se necesite una mayor planificación de los entrenamientos y partidos pero al mismo tiempo, ayudará a potenciar la propia formación de los entrenadores.




Volver
Contenido relacionado