La importancia de las rotaciones en un equipo de fútbol

Para que cualquier equipo de fútbol acabe siendo un grupo unido, todos los integrantes deben sentirse importantes. Y eso se consigue, entre otras cosas, con un buen sistema de rotaciones.

Según la filosofía de los entrenadores y la percepción que tienen de sus jugadores, lo más común es que ciertos jugadores tengan más protagonismo y jueguen más minutos que otros. En principio puede parecer lógico que el entrenador tenga sus preferencias dentro de la plantilla y que por motivos estratégicos y tácticos, varios jugadores participen más que otros. Además, es probable que este conjunto de jugadores tenga más opciones de conseguir los objetivos marcados por el cuerpo técnico.


Este planteamiento tiene una gran parte de verdad pero es fundamental recordar que un equipo de fútbol no está formado únicamente por 14 o 15 jugadores. Normalmente es un grupo compuesto por veinte jugadores como mínimo y esto implica que todos deberían tener su cuota necesaria de protagonismo. Además, si estamos en equipos de edades muy tempranas, esto adquiere todavía más relevancia ya que son etapas marcadas por la formación y los valores que se transmiten a los más pequeños. Si a varios jugadores del equipo no se les tiene consideración e incluso seles considera prescindibles dentro de la plantilla, esto puede afectarles futbolísticamente, provocando que no quieran seguir jugando a fútbol y emocionalmente estimulándoles de forma negativa.


Por lo tanto, el cuerpo técnico debe tener en cuenta a todos los miembros del equipo y gestionar eficazmente las rotaciones. En muchas ocasiones el entrenador no tendrá más remedio que alternar jugadores debido a las lesiones o a las sanciones. Pero cuando tenga a la mayoría disponible, deberá procurar llevar a cabo una buena gestión de las rotaciones: el equipo se beneficiará no solamente en los aspectos puramente físicos o deportivos, sino que mentalmente todos saldrán reforzados y la cohesión del grupo será más factible.


De esta manera también se conseguirá tener a todo el equipo enchufado porque los jugadores sabrán que los compañeros tienen las mismas opciones de jugar que ellos. Además, las rotaciones también pueden ayudar a los entrenadores a encontrar la mejor formación o estrategia y las tácticas más adecuadas en función de la manera en la que varios jugadores ocupan una misma posición.


En definitva, las rotaciones es un principio básico de gestión que todo entrenador debería entender, reconocer y plantear. Y quizás el aspecto más relevante en este sentido, es el que resultará al aplicar las rotaciones con una mayor unión del equipo reforzando además la perspectiva mental. En algunos casos esto será incluso más importante que la condición física de la plantilla.


Beneficios de las rotaciones


Resumiendo lo que acabamos de ver, podemos observar los siguientes beneficios al realizar un buen sistema de rotaciones:


  • Aunque jueguen once jugadores de inicio, el equipo está formado por veinte personas como mínimo: si juegan todos relativamente la misma cantidad de minutos, estamos definiendo a un verdadero equipo.
  • Considerar que todos son igual de importantes, genera un mensaje educativo importante para los más pequeños.
  • Las rotaciones permiten mantener una buena condición física en todos los jugadores.
  • También ayudan a generar una fundamental cohesión del grupo.
  • Un buen sistema de rotaciones mantiene al equipo enchufado y motivado.
  • Gracias a las rotaciones, los entrenadores pueden encontrar en sistema de juego más adecuado para el equipo.
Volver
Contenido relacionado