La figura del entrenador y su cuerpo técnico

El entrenador, pieza fundamental en cualquier equipo de fútbol base, necesita estar respaldado por buenos compañeros de trabajo con los que formar un buen cuerpo técnico. Esto ayudará a completar la formación delos jugadores.

En todos los equipos de fútbol profesional y amateur, el cuerpo técnico está formado por más de una persona. En los clubs más importantes del mundo, este grupo de trabajadores puede ser muy numeroso si tenemos en cuenta las distintas funciones que realizan: tenemos al entrenador, al segundo entrenador, al entrenador de porteros, al preparador físico, a las personas que realizan análisis e informes, al psicólogo y un largo etcétera. Entendemos que en esos niveles de competición se necesitan éstas y otras posiciones para formar un cuerpo técnico de calidad con la finalidad de conseguir los objetivos fijados a principio de temporada.

El cuerpo técnico en fútbol base

Si llevamos esta manera de organizar el grupo de personas que toma las decisiones en un equipo a niveles de fútbol formativo, entendemos que lo más probable es que no sea necesario que estén representadas tantas funciones dentro del cuerpo técnico. Al mismo tiempo, sabemos también que no es aconsejable que esté formado únicamente por la figura del entrenador. Además de un líder visible para los jugadores, padres y junta directiva, tienen que estar representadas, como mínimo, dos funciones adicionales en un cuerpo técnico: la del segundo entrenador y la del delegado del equipo.

Figuras secundarias pero imprescindibles

Como decíamos antes, las dos personas que tendrían que completar el cuerpo técnico serían el segundo entrenador y un delegado. Estas figuras secundarias pero imprescindibles en cualquier equipo en etapa de formación, ayudarán en gran medidaa transmitir los aspectos técnicos, tácticos, físicos y formativos a toda la plantilla. Probablemente el entrenador se encargará de todo lo relativo a la parte deportiva pero ningún entrenador lo sabe todo y aquí es donde la figura de sus ayudantes adquiere mayor importancia.

Segundo entrenador

El ayudante o segundo entrenador se encarga principalmente de dar apoyo al entrenador principal. Pero es un integrante básico porque puede ayudar en todos los ámbitos de la formación: puede dirigir partes de la sesión de entrenamiento, puede ser un experto en aspectos tácticos, puede encargarse del entrenamiento de los porteros, puede ejercer de “psicólogo” cuando algún jugador tenga un problema o necesite ánimos, etc. Además de todo lo anterior, también puede colaborar con el entrenador en la preparación de los entrenamientos y de las alineaciones o en las charlas de motivación. Por lo tanto, vemos que su figura es muy importante porque ayudará al entrenador y también a los jugadores y puede que facilite las cosas a uno y a otros.

El delegado

En muchas ocasiones, y probablemente de forma errónea, se entiende o se percibe la figura del delegado de un equipo como la persona que se encarga de llevar y ordenar las fichas, la ropa o el agua para los partidos. Quizás tiene que encargarse de realizar todas estas funciones pero tendríamos que tener presente que puede hacer mucho más. Además, estas actividades que en un principio parecen carecer de importancia, facilitarán mucho la ayuda a los entrenadores y a los padres. Junto con estas actividades, el delegado también puede realizar la función de intermediario entre padres y entrenadores, puede ayudar a los jugadores en aspectos más personales o de motivación, etc.

Un cuerpo técnico formado por estas tres personas y con la supervisión de un coordinador o director técnico, tendrá más posibilidades de conseguir los objetivos marcados para la temporada. Y sabemos que, al igual que el grupo de jugadores, trabajando en equipo podrán transmitir más y mejor su visión del deporte a su plantilla.

Volver
Contenido relacionado