Importancia del juego limpio en jugadores jóvenes

El fútbol es conocido por sus múltiples disputas agresivas en el campo. Por tanto, la conducta deportiva debe ser la base de todo entrenamiento juvenil.

Deporte de contacto y conducta del jugador

El fútbol es famoso por considerarse un deporte de contacto. La conducta deportiva es una arista de la enseñanza que no debe ser un objetivo secundario en los planes educativos. Las actitudes agresivas en el campo pueden perjudicar el rendimiento del futbolista y su equipo si no se toman los correctivos a tiempo.


El fútbol es uno de los deportes con más adeptos en el mundo, por lo que la competición insana es una de sus defectos más repetitivos. Es ampliamente conocido que la conducta violenta o grosera de jugadores acarrea consecuencias severas como una tarjeta roja en un partido o escenarios más complejos como penalizaciones legales y suspensiones por lapsos de tiempo extensos.

¿En qué consiste el juego limpio?

Según el diccionario de las ciencias del deporte, el fair play o juego limpio se condensa en el cumplimiento de seis aspectos fundamentales:

  • Conocer las normas del juego y respetarlas.
  • Tener una relación cordial con el adversario.
  • Procurar la igualdad de oportunidades de juego para todos los participantes.
  • Rechazo por ganar a cualquier precio.
  • Mantenimiento de una actitud digna en situaciones de derrota y victoria.
  • El compromiso de dar lo mejor de sí.

Experimentos deportivos para mejorar el fair play

En la Universidad de Extremadura, un grupo de cuatro profesionales llevó a cabo un experimento tomando una muestra de 126 jugadores entre 10 y 12 años de edad. Los equipos presentaban problemas para identificar y aplicar los valores propios del fair play. Por ende, se realizó una intervención educativa durante seis semanas con la finalidad de concientizar a los niños acerca del comportamiento deportivo.


Los parámetros que se tomaron en consideración fueron:

  • Dar la mano al oponente.
  • Felicitar el esfuerzo del otro equipo.
  • Animar al perdedor.
  • Rechazar una oportunidad de juego para atender al lesionado.
  • El respeto al árbitro cuando se equivoca.
  • Reconocer una circunstancia injusta
  • Permitir jugar a un niño que ha llegado tarde.

 

Para optimizar la respuesta correcta a dichas situaciones se utilizó una metodología de reflexión y compromiso personal. Los responsables dictaron 6 charlas interactivas que trabajaban los puntos mencionados en el párrafo anterior. Se pidió a los participantes que anotaran en fichas los compromisos semanales que deseaban conseguir con respecto a su conducta deportiva.

Resultados de la investigación

Los efectos de las charlas fueron significativos en todos los niños implicados en el estudio. Se registró una mayor conciencia sobre los valores pro deportivos en general. A pesar de ello, la evolución en lo concerniente a la actitud serena ante momentos de derrota no fue gratificante. Según la opinión de especialistas este es uno de los mayores desafíos en el ámbito del fair play.


A pesar de ello, se logró que los jugadores tuviesen un trato respetuoso con el oponente. Es preciso añadir que el nivel de madurez psicológica influyó en los resultados del experimento. Lo importante es que se demostró la tendencia a superar respuestas anti deportivas haciendo uso de los recursos indicados.

Lo fundamental del fair play

Ante conductas agresivas y las reacciones poco deportivas de ciertos atletas, durante los años se ha estimulado la importancia del fair play. El fútbol ha sido uno de los espacios más receptores de esta conducta. El fútbol es uno de los deportes más influenciados desde el campo profesional debido a su popularidad. En consecuencia, los niños emulan las actitudes violentas de sus estrellas de fútbol preferidas. Conductas como insultar al árbitro, retar a los compañeros y pelear con el rival se han convertido en situaciones aceptadas porque hasta los mejores lo hacen. El llamado actual a los entrenadores, padres y clubes es recuperar la ética como base de los programas educativos para propiciar el juego limpio.

Volver
Contenido relacionado