Hawk Eye: una tecnología que mejora la enseñanza del futbol

Los avances en soluciones tecnológicas para el deporte están marcando la pauta en lo que respecta a la educación de jóvenes futbolistas. El Hawk Eye se ha convertido en la mejor herramienta para los entrenadores actuales.

Interés por nuevas aplicaciones de la tecnología

Desde el mundial de fútbol del 2014 se ha estado implementando el Hawk Eye u “Ojo de Halcón”. Es un invento que permite seguir minuciosamente el movimiento del balón alrededor del campo. Esto se logra a través de una amplia red de cámaras de alta definición dispuestas en puntos estratégicos. Las imágenes recolectadas llegan al árbitro en un segundo por medio de un reloj sincronizado a los dispositivos colocados en el lugar.


El fin de tal creación es proporcionar una decisión de arbitraje confiable brindando una base de datos fundamentada en información real y precisa. Pero, últimamente, se ha estado aplicando a la educación de futbolistas jóvenes.

¿Para que otros aspectos ha servido Hawk Eye?

Esta efectiva solución ha hecho que los directores técnicos implementen el Hawk Eye para perfeccionar sus métodos de enseñanza por las siguientes razones:

  • La relectura de las jugadas: los entrenadores pueden mostrar a sus estudiantes las jugadas que han realizado durante las practicas. Una de las mayores ventajas que ofrece esta posibilidad es el hecho de poder señalar los errores de forma concreta. El Hawk Eye está compuesto de un sistema de cámaras que poseen una gran sensibilidad al movimiento. Cada una de ellas puede localizar el balón en cualquier posición pues funcionan a 60 cuadros por segundo, por esta razón, registra de forma milimétrica la trayectoria del mismo.
  • La oportunidad de explorar diversos ángulos: las cámaras del Hawk Eye no sólo ofrecen una perspectiva de lo que sucede en el campo. Todas ellas se encuentran ubicadas en una forma que cubre la totalidad del perímetro con el objetivo de capturar diferentes ángulos en la misma jugada. Esta característica se muestra como un beneficio para los educadores cuando desean estudiar los movimientos de sus jugadores a lo largo de los entrenamientos.
  • Milimétricos datos de medidas: es posible tomar varios cuadros para ponerlos como ejemplo y así formar a los atletas de un modo en que puedan verse a sí mismos reflejados en múltiples facetas. Las imágenes en 3D brindan un recurso de enseñanza excepcional porque exploran posiciones que el instructor no pudiese captar en condiciones normales.
  • Ideal para la formación de porteros: originalmente el Hawk Eye surgió como una solución al problema de la anotación de falsos goles. Para corregir el error humano, se instaló este sistema de procesamiento tecnológico que detecta el balón en la portería, aunque sólo logre capturar una pequeña parte de él.  Gracias a tal implementación, los porteros desarrollan un sentido más agudo con respecto a las posibles trayectorias de la pelota dentro de la arquería. El "Ojo del Halcón" no es susceptible a arrojar resultados erróneos debido a que no depende de los cambios en la línea de pintura u otras variaciones.

Innovaciones con una panorámica completa

El Hawk Eye es una herramienta que ayuda a potenciar las destrezas humanas al poner en evidencia algunas situaciones que permanecían invisibles al ojo del jugador y el árbitro. Desde la primera utilización de esta tecnología, se ha descubierto su increíble capacidad de adecuar la mente a nuevas perspectivas en la jugada. Con este invento nace una nueva generación de futbolistas que imitará la precisión de la máquina. Asimismo, los entrenadores tendrán un material de apoyo insuperable para sustentar sus enseñanzas en circunstancias reales y concisas, tomando como fuente principal el desenvolvimiento del jugador en el campo.

Volver
Contenido relacionado