¿Existe la posición idónea para parar un penalti?

Parar un penalti es una acción que puede definir un partido. Por tanto, desarrollar la técnica indicada está dentro de las prioridades de un portero.

El resultado de un penalti suele percibirse como una acción azarosa por quienes lo ven desde fuera. Sin embargo, detrás de estas paradas existe toda una estrategia y explicación técnica. 

¿Cómo funciona un penalti?

Un economista llamado Ignacio Palacios Huerta se ha dedicado a estudiar los penaltis desde hace muchos años sirviéndose la teoría de juegos de Jhon Nash. Sus experimentos examinan el comportamiento humano frente a la toma de decisiones. La hipótesis es que se puede actuar de forma racional en un juego incluso si existen intenciones engañosas como es el caso del penalti.


Palacios posee una enorme recopilación de 1.000 lanzamientos de penaltis. De esta colección pudo concluir que en el 60% de las ocasiones gana el equipo que patea primero. Además, el 60% de las veces los jugadores diestros tirarán hacia el área que corresponde al lado derecho del portero (y el zurdo para el izquierdo) y los arqueros tienden a atajar en el flanco que son más hábiles.

Posición idónea para detener un penalti

Si bien la posición del portero siempre va a cambiar de acuerdo a las situaciones particulares, existen modos de saber cuál es la indicada en cada caso. Para ello es preciso leer el movimiento del lanzador porque nos indicará la decisión que debemos tomar. Los tiros de los penaltis son no rotacionales, es decir, van en línea recta hacia la portería. Por tanto, lo único que es preciso atender es la inclinación que adquirirá el jugador.


Es obligatorio que el cuerpo del tirador se incline ligeramente hacia el lado al que se pateará el balón pues se trata de un posicionamiento biomecánico que ayuda a mantener el ángulo estable. Por ejemplo, si es un jugador zurdo que va a patear hacia la izquierda del portero, debe inclinar el tronco a la derecha que es la izquierda del que está en la portería. Cuando el portero logra detectar este ademán en el punto de no retorno tendrá unos 0,5 segundos para modificar su posición, lanzándose hacia el flanco que recibirá el balón.

Más que una posición es la decisión

Según lo expuesto en un estudio titulado La postura del ejecutante y las probabilidades de atajar un tiro penal en el fútbol masculino, los porteros que eligen el lado apropiado duplican las probabilidades de parar un penalti. Incluso si la posición inicial no es muy favorable, puede ganar una gran ventaja si desarrollan la velocidad de reacción ante la visualización de la postura de no retorno antes mencionada.


El estudio demostró que los entrenamientos deben estar enfocados en agudizar este sentido utilizando la tecnología disponible como el Big data o el Ojo de halcón. Este método es razonable en vista de que la dinámica del juego así lo exige. No existe una posición única que garantice la parada de un penalti, pero el estudio de la conducta del tirador es una fuente inequívoca de soluciones.


Por mucho tiempo se ha estudiado el penalti para mejorar el rendimiento de los jugadores en esta fase del juego. Existen innumerables investigaciones que ahondan sobre las posiciones más adecuadas, pero experimentos recientes han demostrado que la posición se determina en el campo. La lectura del oponente es la que dicta la posición y el movimiento siguiente que aumentarán las posibilidades de parar un penal.

Volver
Contenido relacionado