Entrenar la deportividad: un objetivo fundamental para cualquier entrenador

El fútbol es un instrumento formativo de gran capacidad y mucho potencial con el que los entrenadores pueden impulsar y transmitir los valores fundamentales para hacer crecer a sus futbolistas primero como personas y luego como deportistas.

En el fútbol actual es necesario poner en marcha propuestas o ideas para fomentar la deportividad de los jugadores para que además de inculcar otros valores y adquirir los hábitos de una vida sana, este deporte sea un instrumento para que los jugadores acaben consiguiendo un bienestar personal. Los entrenadores, también en su función de educadores y formadores, deben guiar a su plantilla a ser mejores personas, más solidarios, más educados, etc. Y esto adquiere todavía más relevancia teniendo en cuenta que actualmente en el mundo del fútbol están presentes muchas conductas no deseables que pueden alejar a los más jóvenes de la imagen real que el fútbol debería dar.


El entrenador y entrenadora de hoy en día, debe enseñar a sus jugadores a ganar y a perder, a competir contra sí mismos, a reconocer su habilidades y sus barreras, a superarse a sí mismos y a respetar a los rivales. Los jugadores deben sentirse orgullosos de promover el fair-play y el juego limpio y de jugar de manera justa y honrada. A través del balón, deben aprender los valores y las conductas que aplicarán en su día a día y en su vida fuera de los terrenos de juego. Por eso el cuerpo técnico deberá utilizar su experiencia deportiva y personal para canalizar esa formación y obtener los beneficios deseados.


Conductas de los entrenadores para potenciar la deportividad

Los miembros del cuerpo técnico trabajarán sobre unas bases fundamentales para que la deportividad esté presente en el día a día y en la dinámica del equipo:


  • Hacer cumplir las reglas del juego
  • Hacer amigos a través del fútbol
  • Obligar al equipo a practicar un juego limpio
  • Ayudar a los árbitros 
  • Exigir a los propios aficionados que animen de la mejor manera posible y que respeten también a todos los rivales.


Valores que estimulan la deportividad

Para conseguir que los jugadores puedan definirse como protagonistas nobles dentro del fútbol, es importante que los entrenadores les transmitan también unas buenas prácticas que además ayudarán a conseguir otros objetivos deportivos:


  • Ser respetuoso con todo el mundo, independientemente del puesto o posición que ocupe o del equioo al que represente.
  • Apoyar y respetar las metas y objetivos del equipo.
  • Ser honesto y sincero, para evitar en gran medida tener problemas con rivales, aficionados...
  • No abandonar al equipo cuando la situación es desfavorable y las cosas se ponen difíciles.
  • Ser puntual demuestra que se tiene respeto por el tiempo de los demás.
  • Mantener la concentración en las charlas y en las conversaciones con el cuerpo técnico.
  • Ser educado y evitar el mal lenguaje.
  • Ayudar a los demás.
  • Pedir perdón y dar las gracias también son conductas que acabarán siendo recíprocas.
  • Saber que el equipo es lo primero y la prioridad, sin envidiar a ningún compañero.


El fútbol moderno debe ser compatible con la educación, la cultura y los buenos modales y el objetivo de los entrenadores será aplicar la deportividad sin ningún tipo de excusa. 

Volver
Contenido relacionado