Ejercicios para mejorar los pases entre líneas

Un opción muy buena a potenciar en el desarrollo de las jugadas es la de superar las líneas de presión a través de pases entre ellas. Con estas acciones no solamente iremos desarrollando la jugada de ataque sino que también eliminaremos una línea defensiva con un solo pase de manera rápida.

Existen diferentes maneras para desarrollar las jugadas ofensivas mientras vamos superando las líneas defensivas del rival. Desde posesiones estáticas y un poco lentas basadas en pases cortos hasta transiciones rápidas con balones áreos o buscando las bandas por ejemplo. Una acción a potenciar independientemente del tipo de planteamiento estratégico inicial, es el pase entre líneas para que con un único movimiento se pueda romper una línea defensiva. Son acciones que implican un rápido progreso de las jugadas y del desarrollo del juego y además suponen dejar al rival en una posición probablemente muy desfavorable porque ya no tendrá un posicionamiento defensivo del todo deseable.

Ejercicios para mejorar los pases entre líneas


  • Opción 1: dividimos una zona del campo de 15x20m y ponemos 3 porterías en la línea del medio. Formaremos tres equipos de 4 jugadores cada uno. El objetivo será pasar el balón de una zona a la otra a través de las porterías mientras un equipo defenderá intentando robar el balón (2) y evitando el pase entre líneas tapando las porterías (2). Cuando se consiga pasar el balón de un lado a otro, cambiarán los roles del equipo defensor y si este consigue robar antes el balón, se cambiará por el equipo al que se lo ha robado. Pueden añadirse distintas opciones para hacer el ejercicio un poco más completo como por ejemplo limitar el número de toques o  imponer un mínimo de pases antes de cambiar de zona.


  • Opción 2: ocupando una zona equivalente a dos veces el área, organizamos un partido de 6x6 delimitando cuatro subzonas rectángulares. Además, se colocará un comodín ofensivo en cada una de las dos bandas laterales y un portero en cada portería. El equipo que ataca colocará a cuatro jugadores en la segunda zona y a dos en la última que serán los que deban finalizar la jugada. En equipo que defiende colocará a sus jugadores de la misma manera. La línea de cuatro defensiva, relizará un marcaje en zona intentando impedir que el balón llegue con un pase entre líneas a la zona de los delanteros. Los atacantes podrán utilizar a las comodines como apoyo y abrir el campo pero estos no podrán llegar a la última zona ni finalizar las jugadas.


  • Opción 3: un ejercicio un poco más sencillo pero que puede ponerse en práctica con mucha asiduidad, es la opción de realizar un típico rondo con alguna que otra variación. Se colocan 6 jugadores exteriores que buscarán mantener la posesión del balón y 2 en el centro que son los que intentarán robarlo. En este caso, los jugadores de fuera tendrán la opción de desplazarse entre el cono de su izquierda y el de su derecha para dar más opciones a los compañeros a la hora de realizar los pases entre los dos jugadores defensores.
Volver
Contenido relacionado