Ejercicios básicos para el entrenamiento de los porteros en fútbol

Los porteros no reciben el mismo entrenamiento que las demás posiciones en el futbol. Por el contrario, se ejercitan aparte y tienen una rutina muy exigente que se basa en ejercicios especiales indiiduales. Es necesario conocer algunos de ellos.

Muchas personas piensan que todos los jugadores se entrenan en conjunto y que tienen prácticas similares. Es una idea errónea que demostraremos cuando se mencionen los siguientes ejercicios. Cada posición juega un rol determinante en la cancha y debe seguir unos parámetros de entrenamiento específico.


El caso de los porteros resalta entre todo por tener una conducta tan particular. Ellos se deben entrenar con instrumentación diferente. Su objetivo es agudizar sus reflejos y saber tomar decisiones ágiles en cuestión de milisegundos. Entre los ejercicios que mencionaremos a continuación serán pruebas y prácticas que se diferencias de cualquier otro tratamiento de ensayos en el equipo.

Destacamos los siguientes como algunos de los ejercicios de porteros más conocidos:

 

  • Ejercicios de bloqueo: es el más básico de todo. Se colocan obstáculos de diferentes tipos en el camino del portero para que el mismo los evite y pueda atajar la pelota donde sea lanzada. Dichos obstáculos emulan la presencia de jugadores o caminos difíciles de alcanzar para poder agarrar la pelota. Los equipos suelen integrar vallas, muñecos de goma inflados o fijos de metal, conos, entre otros.
  • Acción refleja: equipos de renombre en Europa han incorporado ejercicios de memoria y destreza mental en los porteros para que les sea más rápido y fácil tomar una decisión inmediata. Por ejemplo, colocar paneles de colores o conos alrededor del portero y que su tarea sea tocar el color indicado cuando se le da la orden. Así permite que su menta sea ágil y efectiva en los resultados.
  • Ejercicios de saltos y estiramientos: ésta es una de las bases fundamentales de las porterías. Este jugador debe hacer estiramientos pronunciados y saltos continuos para atajar o repeler el balón. Por consiguiente, que su cuerpo se habitúe a este tipo de acciones es la condición primaria de sus acciones. Saltos de cuerda, atajar tiros desde la portería son los más recomendables.
  • Carreras y velocidades: suele pasar en los partidos que un delantero escapa de su marcador y burla la defensa. Que frente al portero en un enfrentamiento 1 a 1. Ante tales situaciones, la obligación del portero es salir a la carrera a tomar el balón frente a él. Esto también pasa con rebotes, lanzamiento de tiro de esquina. La velocidad del portero será primordial. Pequeños sprints y carreras por series estimulan notoriamente la condición física del jugador.

 

Estos principios son indispensables y se han convertido en el tiempo en una de las prácticas expeditas que incluyen los equipos de fútbol. Otras operaciones como trotes, prácticas de tiros libres y enfrentamiento al equipo en ensayos de partidos es lo que se suele practicar. Lo cierto es que estos ensayos no se parecen en nada a los escenarios que estila cualquier otra posición. Los ejercicios de porteros son completamente diferentes, pero increíblemente estimulantes.

Volver
Contenido relacionado