Cualidades extracurriculares que todo entrenador debe tener

Entrenar a los jóvenes talentos no es la única labor que respecta a las funciones de un entrenador de equipos jóvenes. Las academias de fútbol exigen otros criterios adicionales que son importantes para el correcto desarrollo y cuidado de los jugadores.

Cualidades personales que debe demostrar un entrenador

Lo primero que hay que tomar en cuenta a la hora de evaluar el perfil de un posible entrenador de academias y equipos jóvenes es que se va a tratar con niños, adolescentes y adultos jóvenes. Por lo tanto, existe un nivel de exigencia ligeramente superior al entrenador promedio, aunque las personas piensen lo contrario.


Lo primero es esperar el clásico perfil de entrenador. Es decir, una persona que se dedique al tema técnico. Crear estrategias, fomentar trabajo en equipo, supervisar los entrenamientos y educar a los atletas son sus funciones principales.

Sin embargo, al tratar con personas en formación y un nivel que aún no llega al profesional se espera una función de guía extra. En otras palabras, se deberá respirar en torno a esta persona cierto aliento paternal. Debe ser un individuo que se concentre en asistir de forma personalizada y con ánimos de crecimiento a quienes se están formando.

Los números y estadísticas que son exigible en el ámbito deportivo, algunas veces, pasan a ser una importancia secundaria. El estímulo psicológico y el entrenamiento físico en la cancha adquiere una predominancia bien marcada. Por lo tanto, la exigencia adicional es un requisito imperativo.

Límites y alcances del entrenador de jugadores jóvenes

La atención de estos entrenadores se encuentra diseminada en múltiples aspectos de la vida. El desarrollo deportivo trasciendo otros niveles que no se reducen únicamente a los números y los goles. El acompañamiento de estas personas es extenso.

Pensemos en un entrenador de academia como una persona que ve avanzar el trayecto joven del estudiante desde edades tempranas y va reclutando potenciales estrellas del fútbol internacional. Por ende, la sagacidad y el criterio de buena selección para el futuro es otra de las cualidades que demanda.


Deben tener una personalidad atrayente y afectiva. La idea es mantener interesados a los jóvenes que aun se encuentran desarrollando una identidad propia. Es responsabilidad del entrenador influir en el juego y exprimir las mejores cualidades de estos jugadores. Muchos lo olvidan, pero el contacto frecuente con padres es fundamental. Aunado a todas las cualidades previamente señaladas, se suma el monitoreo constante de la continuidad de los entrenamientos y mantener vivo el interés de los padres y niños en el juego.

Un perfil completo de entrenador para equipos de jóvenes

Por supuesto, la forma como entrena a los jugadores y sus capacidades como director técnico de un equipo, tal como se espera de esta posición, son las cualidades mínimas que se esperan de esta posición. Sin embargo, tomando en cuenta que se trabaja con jóvenes, hay ciertos aspectos adicionales que competen con trabajar con jóvenes, ser guía y asistente, además de tener un vínculo afectivo con el rendimiento de los muchachos, es importante.


En conclusión, destacamos la enorme responsabilidad de un entrenador para academia de jóvenes. El aspecto técnico es un valor fundamental que debe ser acompañado de cualidades personales que llamen al ánimo, exhorten el éxito y logre sacar las potencias de los jugadores.

Volver
Contenido relacionado