¿Cuál es la edad más productiva de un jugador de fútbol?

La edad afecta al rendimiento de los futbolistas. Los expertos valoran parámetros para determinar cuál es el momento preciso para explotar las capacidades de los jugadores.

Aunque los jugadores demuestren tener un gran talento desde pequeños, existe un momento en el que varios factores se conjugan armónicamente para hacerlos brillar. Las facultades fisiológicas y mentales tienen un tiempo de desarrollo que se completa en una edad específica. Los indicios de que un futbolista se encuentra en su mejor época pueden ayudar a explotar al máximo sus habilidades.

¿Qué se entiende por edad óptima?

La edad óptima es un parámetro que se utiliza para designar que el atleta está en una etapa de su vida caracterizada por un rendimiento superior. Dentro de ese periodo de tiempo el futbolista tiene la capacidad de desplegar de forma acertada todas las destrezas adquiridas bajo situaciones de juego.


El conjunto de habilidades se distribuye en diversas áreas de la actuación general que se dividen principalmente en la acción motriz y la respuesta psíquica ante la dinámica diaria. La determinación de lo “óptimo” tiene que ver con el performance, una palabra inglesa que significa ejecución o rendimiento. Por tanto, la edad óptima es la cristalización inmejorable de las competencias relacionadas con la actuación.

Rasgos que determinan la edad óptima

  • Habilidad motora: corresponde a la adquisición de ciertos patrones de movilidad y destrezas motrices. En ellos se evalúa la habilidad que es la eficiencia del movimiento junto con el aprendizaje de desplazamientos básicos. En esta categoría se miden las actividades locomotrices (galope, rodamiento, caminata, trote, caída, subida, bajada, etc.). Las no locomotrices (traccionar, girar, empujar, inclinarse, mantener el equilibrio, etc.) y las proyectivas (lanzar, patear, recibir, driblear, atrapar, lanzar, etc.).
  • Función pulmonar: es la capacidad de volumen de aire que puede ser contenida en los pulmones tras inspiraciones máximas.
  • Fuerza: se trata de la potencia empleada para realizar una acción muscular en contra de una resistencia.
  • Capacidad aeróbica: está vinculada a la adaptabilidad del organismo para suministrar oxígeno a los músculos involucrados en el esfuerzo cardiovascular.
  • Capacidad anaeróbica: es el flujo de energía obtenido como resultado de la síntesis del ATP, ácido láctico y fosfocreatina en función de un trabajo de alta intensidad dividido en cortos periodos de tiempo.
  • Aspectos psicosociales: la respuesta mental de la persona que está cumpliendo un régimen de entrenamiento diario. En este ítem se evalúa tanto el comportamiento con respecto a sí mismo (voluntad, constancia, manejo del estrés, seguridad, etc.) como en su relación con los demás (trabajo en equipo, acatamiento de órdenes, construcción de estrategias, comunicación, etc.)

Edad ideal de un futbolista

Éste es un proceso que se completa generalmente a los 25 o 26 años de edad con posibilidades de extenderse hacia los 30. El promedio establecido es bastante amplio en vista de que influyen factores genéticos como la talla, la altura, la densidad muscular y ósea. Asimismo, esto se debe a que se espera la optimización de la totalidad de los rasgos mencionados hasta dicho momento. 


Cada rasgo mencionado describe un ciclo de maduración, por ejemplo, las habilidades motoras tienden a aumentar hasta los 18 años, mientras que la fuerza puede alcanzar su esplendor desde los 20 hasta los 30. La importancia de estos datos radica en que debe haber un acoplamiento ideal de todos los ellos para afirmar que un futbolista está viviendo su etapa atlética óptima.

Volver
Contenido relacionado