Cómo defender en situaciones de inferioridad?

Una situación de inferioridad por una lesión o expulsión es algo muy habitual y a la que cualquier equipo se enfrentará en algún momento de la temporada. Por este motivo es muy importante añadir en los entrenamientos ejercicios que preparen al equipo para situaciones de este tipo.

Jugar con diez o con inferioridad numérica es una situación que cualquier equipo ha sufrido en alguna ocasión o sufrirá durante la temporada, para desgracia de los entrenadores. Este tipo de situaciones pueden trastocar todo el trabajo de la semana y la estrategia planteada para el partido y en consecuencia, el cuerpo técnico debe estar preparado para improvisar rápidamente una solución que permita en la medida de lo posible seguir con los objetivos o las opciones intactos. Por eso es necesario que los entrenadores no olviden en sus entrenamientos ejercicios que preparen al equipo para este tipo de situaciones. Además de habituarse a jugar en inferioridad numérica, el cuerpo técnico debe ser capaz de encontrar la solución óptima en función del tipo de partido que se esté disputando o del momento del rival y del propio equipo porque la solución ante la expulsión de uno de nuestros jugadores no puede ser siempre la misma: quitar al delantero y poner a un nuevo defensa.


En este sentido, será la táctica el gran recurso a emplear por los entrenadores para contrarrestar lo que a priori puede ser una desvantaja. Con el conocimiento suficiente y la valentía necesaria, el cuerpo técnico debe encontrar la manera de aplicar las correcciomes necesarias y oportunas para solucionar el problema táctico que puede implicar quedarse con un jugador menos. También deberá tener en cuenta que realizar un cambio inmediatamente no es la primera ni la única solución ante este problema porque en ciertas circunstancias puede ser peor jugar con algún jugador desmotivado, que no merezca estar en el campo o que tenga alguna molestia que jugar un rato con un jugador menos. El gran Helenio Herrera ya dijo en alguna ocasión que era mejor jugar con diez que con once.


La clave para defenderse correctamente en situaciones desfavorables de inferioridad numérica es pensar en la obviedad de que hay uno unico balón sobre el terreno de juego. Probablemente el equipo que se encuentra en superiodad sigue teniendo las mismas dificultades tratando de llegar con el balon al área contraria juegue contra diez o contra once. Y también es probable que no se haya entrenado al equipo en este tipo de situaciones de superioridad numérica.


Otra idea a tener en cuenta es la superficie del terreno de juego. Cuando un equipo se queda con un jugador menos, el nuevo espacio que deberá ocupar cada compañero no aumenta de una forma exagerada por lo que no debería implicar una sensación de miedo o pensar que será imposible defenderse a partir de ese momento. Si imaginamos por ejemplo una situación de ataque relativamente posicional del equipo que está en superioridad, es factible ver como dos o tres defensas estan por detrás del balón. Esto supone que al equipo que defiende le "sobran" jugadores para defender en zona y controlar al rival individualmente.


El último factor clave a la hora de valorar este tipo de situaciones es el aspecto psicológico. En principio puede afectar negativamente al equipo que ha sufrido una baja y motivar al rival pero también puede ocurrir que este se vea superior, se relaje y se precipite. Si pasa esto y el equipo en inferioridad en lugar de venirse abajo se pone a trabajar con más ganas, puede que el factor psicológico actúe de forma contraria a la que podríamos pensar un primer momento.

Aspectos a valorar en una situación de inferioridad

Como decíamos antes, la solucíon ante la expulsion de un jugador no puede ser única u optar siempre por la misma. Ante este tipo de situaciones, el entrenador deberá tener en cuenta una serie de factores:


  • La polivalencia de la plantilla
  • El estado de forma del equipo
  • El resultado y el momento del partido
  • Las capacidades del equipo y de los suplentes
  • Las capacidades del equipo rival
  • Las capacidades del cuerpo técnico

Decisiones potenciales que se pueden tomar

Después de las valoraciones necesarias, el entrenador podrá optar por una de las siguientes opciones:


  • Modificar la disposición del equipo
  • Cambiar la mentalidad del grupo
  • Adaptar el modelo de juego o estrategia
  • Realizar un cambio de uno o varios jugadores


En definitiva, podríamos afirmar que una situación desfavorable como es una inferioriad numérica durante un partido puede entrenarse para improvisar lo menos posible y para poder sacar algo bueno de un momento que a priori puede parecer únicamente negativo.

Volver
Contenido relacionado