Cómo deberíamos tratar a los mejores jugadores de nuestro equipo?

Conocer la forma de gestionar las relaciones con los mejores jugadores de un equipo es fundamental para que el equipo vaya creciendo. Implicará un crecimiento general en los aspectos técnicos del grupo gracias a su calidad y ayudará a mantener una buena dinámica personal con todo el equipo.

Si nos basamos en las condiciones y capacidades técnicas de los integrantes de nuestra plantilla podremos definir, a nuestro modo de ver, a un grupo de jugadores que en principio podríamos considerar como los mejores del equipo. Sabiendo que esas características no son las fundamentales, todos los entrenadores y personas que forman parte de un cuerpo técnico deberían conocer la manera más idónea de gestionar las relaciones con este tipo de jugadores.


Tener en la plantilla muchos jugadores que calificamos como "los mejores" no implica que se vayan a conseguir los objetivos marcados para la temporada de forma fácil o que el día a día del equipo sea favorable desde el inicio. Lógicamente cuantos más jugadores con buenas condiciones técnicas tenga un equipo, mayores expectativas se tendrán para conseguir los resultados. Pero también puede implicar una relación más complicada entre estos jugadores y el entrenador o el resto del grupo.


Sin embargo, si cuando empieza la temporada los entrenadores tienen claro como deberían tratar con estos jugadores, no tendrían que existir más inconvenientes que los propios de cualquier equipo durante una larga temporada. A continuación analizamos unos consejos básicos que pueden ayudar a mantener una buena sintonía con estos jugadores que naturalmente reforzará y favorecerá el buen transcurso de la temporada.


Consejos para tratar a los mejores de nuestro equipo


  • Exigir lo mismo: dejando a un lado las capacidades técnicas e incluso tácticas, los entrenadores tienen que exigir en todas las otras facetas exactamente lo mismo a todos jugadores de la plantilla. En aspectos como la puntualidad, el respeto o el compañerismo, el cuerpo técnico tiene que demostrar que no hace distinciones entre sus jugadores. Así, los que son "mejores" verán que no tienen más responsabilidades que los demás o que son tratados de manera diferente.


  • Sentimiento de pertenencia: aunque tengan más calidad que algún otro compañero, tienen que sentir que todos forman parte de un grupo y que debido a sus capacidades, incluso pueden sentirse más líderes y tener todavía más un sentimiento de pertenencia al equipo.


  • Enseñar con el ejemplo: el cuerpo técnico y el entrenador han de demostrar con el ejemplo y con su conducta hacia este tipo de jugadores que lo que realmente les comunican es lo que al final se les acaba exigiendo. No pueden decirles que todos son iguales dentro del equipo y luego exigirles que ganen ellos solos los partidos o culparles de las derrotas.


  • Premiar y reconocer: se debería de algún modo poder premiar a estos jugadores cuando junto con su calidad técnica ofrecen un comportamiento adecuado y favorable para el equipo. De esta manera seguirán motivados y su aoprtación al equipo será todaviá más relevante. Además, se debería también ir reconociendo cuando lo hacen bien o actúan correctamente para de alguna manera ir marcándoles el camino que deberían seguir.



Si los entrenadores consiguen combinar la calidad técnica de ciertos jugadores con un comportamiento adecuado e incluso positivo para esos jugadores y para el equipo en general, los resultados serán más factibles de alcanzar y su trabajo como educador será incluso más reconocido y menos complicado. Además, y como hemos comentado en muchas ocasiones, esta manera de tratar a los mejores jugadores del equipo, ayudará al crecimiento personal de todos los jugadores y seguirán creciendo en valores y principios.

Volver
Contenido relacionado