Análisis de las posiciones en el fútbol base: los laterales y sus opciones tácticas ofensivas y defensivas

Los laterales juegan un papel muy importante en la creación de un buen equipo de fútbol. Sus aportaciones tienen una importante trascendencia tanto en ataque como en defensa y por eso explotar las opciones de esta posición y las cualidades de los laterales puede ser muy relevante para el grupo.

Generalmente se puede pensar que de las diferentes posiciones que componen una plantilla de fútbol, las ocupadas por delanteros o mediocentros son las que tienen más importancia o las que necesitan jugadores de mayor calidad dentro del equipo. Es cierto que jugadores que destaquen arriba o en el centro del campo pueden poner las cosas un poco más fáciles a los entrenadores o al resto del equipo, pero si también se potencian las otras demarcaciones, tendremos muchas más opciones para conseguir los objetivos o resolver problemas.


Dentro del análisis de las posiciones en el fútbol base, empezaremos hablando de los laterales. Muchas veces se asocia esta posición con los jugadores de menor calidad técnica del equipo. Esto no es cierto y además tenemos muchos ejemplos de laterales en el fútbol profesional que realmente son los jugadores más importantes de sus equipos. Debemos aprovechar las opciones tácticas que nos permite esta posición y potenciarla al máximo para, como decíamos antes, tener más alternativas a la hora de preparar y superar los partidos.


Los laterales

Los defensas laterales son fundamentales para cualquier plantilla porque sus acciones en defensa pueden llegar a ser igual de esenciales que en ataque. Principalmente les pediremos que defiendan pero es una muy buena opción que uno de los dos laterales tenga una vocación ofensiva para poder aprovechar doblemente esa banda en nuestras acciones en ataque. 


Aspectos defensivos

La principal función que un lateral no puede olvidar es la defensiva. Si no es consistente en ese aspecto, la defensa en general puede fracasar y en consecuencia todo el equipo. Dentro de las funciones defensivas básicas de los laterales, podríamos destacar las siguientes:


  • Mantener la línea defensiva imaginaria junto con el resto de defensas. Aunque en las categorías de fútbol-7 el fuera de juego funciona de una forma diferente, es importante para el futuro que los laterales se acostumbre desde pequeños a mantener la línea con el resto de compañeros para alejar el peligro de la portería y para salir rápido a la contra cuando el equipo lo requiera.
  • No dejar excesivo hueco entre su posición y la de su defensa central. Es mejor que el atacante pueda desplazarse por la banda que por el centro porque estará más alejado de la portería y más cerca de la línea de banda lo que ayudará en la acción defensiva del lateral. Por lo tanto, deberá orientar al rival a jugar por la banda.
  • No cometer faltas que se pueden evitar. En muchas jugadas, con una presión relativamente intensa, el lateral puede conseguir que el atacante tenga que reorientar el ataque y volver a empezar la jugada. Por eso, ciertas faltas evitables son errores que regalan al rival una buena opción de ataque. 


Aspectos ofensivos

En cuanto a la capacidad ofensiva de los laterales, será muy bueno que el jugador tenga esas condiciones innatas porque facilitarán el trabajo del cuerpo técnico, pero lógicamente también se pueden ir potenciando y mejorando. Dentro de las opciones en ataque a destacar, podemos citar:


  • Dar opción de pase. En muchas fases del partido, son los defensas los que inician la jugada de ataque jugando el balón desde agrás. Por lo tanto, los laterales han de estar muy concentrados en dar opciones válidas de pase tanto al central como al mediocentro o delantero si la jugada ya está más desarrollada. Cuantas más opciones de pase tenga el jugador que posee el balón, más opciones tendrá el equipo de finalizar con éxito la jugada de ataque. 
  • Centro o internarse en el área: cuando la jugada se está desarrollando en campo contrario, el lateral podrá dar opción de pase en la banda o ya con el balón, apurar hasta la línea de fondo y realizar un centro al área. Es de las mejores opciones que hay porque además del posible remate de los compañeros, puede darse un saque de esquina a favor, una opción de segunda jugada, etc. En este sentido, el lateral deberá estar muy atento a una posible contra del rival. La opción de internarse en el área también es muy atractiva porque podrá acabar él la jugada, dar un pase atrás, provocar un penalti, un córner...
  • No arriesgarse en exceso: aunque el balón jugado y la posesión sea el estilo de juego preferido por el equipo, todos los jugadores y en especial los defensas, tiene que ir con mucho cuidado al dar un pase según la zona que ocupen y el momento del partido. Por eso, los laterales pueden abrir el juego dando opciones de pase en banda que alejará el balón del centro del campo. Si es complicado jugar con el mediocentro o con los defensas o portero, debería lanzar el balón lo más lejos posible y si puede en dirección a su banda. El delantero del equipo será el primero en ir a la presión y por lo menos la situación de peligro habrá disminuido en cierta medida.



Como hemos visto, las opciones en ataque y en defensa que nos dan los laterales son muy fascinantes porque darán muchas combinaciones a los entrenadores y en consecuencia tendrán más opciones para alcanzar los resultados. Otro objetivo para el cuerpo técnico será hacer de esta posición, una ubicación relevante dentro del equipo y valorada como tal por todo el grupo.


Volver
Contenido relacionado