7 recomendaciones que todo jugador de fútbol debe seguir durante el invierno

Las sesiones de entrenamiento y los partidos en invierno son una labor completamente diferente a hacerla durante el resto del año. Se requiere que el jugador reciba atenciones especiales y una dieta diferente. Estos consejos te ayudarán a sobrellevar esta estación del año.

 

  • Sesiones de calentamiento más extensas: cada entrenador recomienda un número de movimientos para calentar. Sin embargo, cuando se trata del invierno, no nos podemos conformar con ejercicios básicos. Hay que dedicar más tiempo en estos trabajos y realizar ejercicios que estiren todo el cuerpo; desde las piernas, el tórax, incluso los brazos y el cuello.
  • Cuidar la hidratación: primero, debes hidratarte con más frecuencia. En el frío es más difícil sentir deshidratación, por lo que debes tomar agua con mayor regularidad. Segundo, no puedes tomar agua fría. Intenta que la misma esté en temperatura ambiente, ayudará a mantener los músculos tibios y refrescará con mayor celeridad. Periódicamente hay que tomar algunos sorbos de agua natural.
  • Mayor cantidad de recesos: durante los entrenamientos suele otorgarse a los jugadores ciertos recesos para hidratación y refrigerios. En condiciones climáticas desfavorables, deben ser más frecuentes. El desgaste de los músculos es mayor, por lo que algunos momentos en los que se detengan los entrenamientos para comer y tomar agua son fundamentales.
  • Ropa térmica: los equipos de fútbol más importantes suelen imponer el uso de ropa térmica tanto para entrenar como jugar un partido. Ropa condicionada especialmente para el invierno ayuda a mantener el calor natural del cuerpo en su lugar, haciendo que se pueda transpirar, circular la sangre y conservar la temperatura. Gorros, guantes, medias térmicas y ropa interior térmica son la opción número uno.
  • Replantear la dieta: durante el invierno, el cuerpo exige más grasa y nutrientes de los que suele pedir durante otras estaciones del año. Las calorías ayudan a resistir el frío. Los frutos secos son una alternativa infalible, ya que ofrecen vitamina E, calorías benéficas y no desmejoran el estado físico de los jugadores.
  • Ingesta de vitaminas: muchos médicos recomiendan que se acompañen las comidas con ciertas vitaminas. Las defensas bajan en las temporadas de temperatura fría, por lo que hay que crear un complemento vitamínico. Las vitaminas A, C, D y E son las más recomendadas en estos casos. Sin embargo, su consumo debe ser acompañado bajo el criterio de un profesional.
  • Aplicación de cremas: se suda menos en invierno. Como tu transpiración no te ayudará, eres susceptible de sufrir más los roces y sentir la piel más seca. Aplicar cremas o vaselina es fundamental para no sufrir ante movimientos bruscos.

 

De todas las estaciones, el invierno parece la menos propicia para las actividades físicas. Sin embargo, los jugadores no se pueden dar el lujo de reducir al mínimo sus sesiones de entrenamiento. Estos consejos ayudan a que los juegos a bajas temperaturas sean llevaderos y se reduzcan las probabilidades de lesiones.

Tilbake
ANNET INNHOLD